21 jul. 2015

Ejidatarios de Chicoasen demandan derechos agrarios a la CFE


Al pueblo de Chicoasen, Chiapas
Al público en general
A las autoridades federal
A los derechos humanos
A los medios masivos de comunicación

Por este medio demandamos la situación que prevalece en nuestro municipio. Siempre se ha mantenido la paz y la tranquilidad, hoy se vive un panorama diferente. Hacemos de su conocimiento, que somos ejidatarios básicos en su mayoría de la tercera edad, estamos en paro, defendemos nuestros derechos ejidales, derechos humanos, usos y costumbres. Estamos demandando la impunidad y la corrupción que vivimos en nuestro pueblo ante la injusticia y el abuso de poder que pretende la CFE al violar nuestros derechos agrarios en conjunto con la Procuraduría Agraria, al estar de parte de la paraestatal, está por no defender nuestros derechos agrarios, pretende desposesionarnos de nuestras tierras sin que se nos realice el pago correspondiente por la creación de la presa hidroeléctrica Chicoasen II. Estamos cansados que la paraestatal siga pisoteando nuestros derechos. Recurrimos al amparo y protección de la justicia federal, mediante el cual nos enteramos que logró junto con autoridades ejidales y algunas autoridades del gobierno del estado prefabricar un acta de asamblea donde no se nos tomó en cuenta. Para colmo nos enteramos que hasta los muertos firmaron. Como causa consecuente la nulidad de todo lo que se derive del simulado acto jurídico, pues como lo sostiene la ley, al estar viciada de origen la que es totalmente expuria. El juez federal nos concedió la suspensión del plano, situación que a la paraestatal no le importa ya que comete desacato con esta acta de asamblea. No sólo está tomando nuestra tierra por segunda ocasión ya que con la presa hidroeléctrica Manuel Moreno Torres nunca cumplió con sus convenios que en ese tiempo se estipularon sino que nunca se indemnizó en su totalidad, regresa para creación de la presa hidroeléctrica Chicoasen II, si tan mencionada obra ya se está ejecutando y lo le importa seguir pisoteando nuestros derechos humanos y garantías constitucionales de nuestra comunidad ejidal. En consecuencia nuestras familias no son tomadas en cuenta para un trabajo y los que ya están contratados no tienen un salario justo y bien pagados, el pueblo carece de muchos servicios uno de ellos son el agua potable, de una clínica con todos los servicios médicos, de un mercado, no contamos con una tarifa preferencial en nuestro municipio menos en el estado, al contrario tenemos la tarifa más alta de todos los estados. Es por ello que demandamos todo acto y pedimos apoyo de los medios de comunicación y la intervención del gobierno federal. 

Fotos: Policías a la entrada del camino a  la  presa Chicoasen II. 21 de julio 2015