9 mar. 2015

Mujeres desplazadas del poblado Primero de Agosto exigen retorno a su comunidad


DENUNCIA PUBLICA

A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN ALTERNATIVOS
A LAS ORGANIZACIONES CIVILIES, NACIONALES E INTERNACIONALES
A LOS CENTROS DE DERECHOS HUMANOS HONESTOS
A LA DIOCESIS DE SAN CRISTOBAL DE LAS CASAS
A TODAS LAS PERSONAS DE MEXICO Y EL MUNDO

Compañeras y compañeros, nosotras-nosotros las y los indígenas tojolabales desde la voz de las mujeres: 
 
Fuimos despojadas y desplazadas forzadamente por los ejidatarios de Miguel Hidalgo integrantes de la CIOAC Histórica.

Nosotras las mujeres estamos tristes y preocupadas por las destrucciones, amenazas, desalojo que hemos y que estamos viviendo a causa de los de la CIOAC-H. No hay tranquilidad ni seguridad de todas nosotras y nuestros compañeros.

Queremos decirles que nos estamos enfermando, sobre todo los niños ante las condiciones donde nos encontramos. Somos madres y tenemos miedo ante nuevas agresiones. Nosotros queremos regresar a nuestras casas, a nuestras tierras para trabajar la.

Exigimos a los niveles de gobierno regresar lo mas pronto posible a nuestras casas, justicia a los responsables y que reparen los daños que han hecho los de la CIOAC-H.

Poblado Primero de Agosto, Las Margaritas, Chiapas
08 de marzo de 2015 



 

Abejas de Acteal denuncian violencias contra mujeres en Chiapas


Organización de la Sociedad Civil Las Abejas
Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal
Acteal, Ch'enalvo', Chiapas, México.
8 de marzo de 2015.

A las Organizaciones, Movimientos y Colectivos Independientes del Mundo
A los y las Defensores de Derechos Humanos Independientes
Al Congreso Nacional Indígena (CNI)
A la Sexta Nacional e Internacional
A los Medios Libres, Alternativos, Autónomos o como se llamen
A los Medios de comunicación Nacional e Internacional
A la Sociedad Civil Nacional e Internacional

08 de marzo día Internacional de la Mujer.

Hermanas y hermanos.

Bienvenidas y bienvenidos en esta Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal, agradeciendo a todas y todos por habernos acompañado en esta marcha por el Día Internacional de las Mujeres.

Este día es importante para cada una de nosotras, y es en memoria de aquellas mujeres que lucharon y dieron su vida para el respeto de los derechos de la mujer en todo el mundo.

También recordamos a nuestras compañeras mujeres y niñas de Acteal que fueron masacradas brutalmente por los paramilitares del mal gobierno, el 22 de diciembre de 1997, que a más de 17 años sigue impune este crimen de Estado.

Hoy aquí en Acteal como en otras partes del mundo, resuenan voces diversas de mujeres, pero con las mismas demandas y exigencias por la justicia, por el derecho a la vida, por el respeto a la participación de las mujeres. Hoy nuestras voces resuenan a lo largo y ancho del mundo, exigiendo paz con justicia y dignidad.

Desde hace más de 500 años las mujeres hemos sido objetos de discriminación y de violación a nuestros derechos humanos. Desde la masacre de Acteal, en donde la mayoría fueron víctimas mujeres y niñas y hasta la fecha las mujeres siguen siendo amenazadas y violentadas sus derechos.

Por ejemplo a los hombres se les ha metido en su cabeza que según los usos y costumbres las mujeres son menos, son inferiores a los hombres. Por ejemplo hay hombres que no permiten la participación de las mujeres en las reuniones y asambleas; por ello, exigimos que nuestros derechos de mujer, sean respetados, pero, que no sea sólo hoy, sino, todos los días y en cualquier parte del mundo.

En el municipio de Chenalhó, no existe tranquilidad, porque las mujeres sufrimos violencias de todo tipo, así como; físicas y psicológicas. La liberación de los autores materiales de la masacre de Acteal que ya andan libres caminando cerca de Acteal y la presencia de los militares, es una burla para nosotras las sobrevivientes y nos afecta psicológicamente. Está muy claro que la guerra sucia y psicológica diseñada por el Estado Mexicano desde 1994, sigue vigente hasta la fecha.

Las mujeres de la organización Las Abejas y las sobrevivientes de la masacre de Acteal, condenamos enérgicamente la desaparición de nuestros hermanos normalistas de Ayotzinapa, Guerrero. Este acontecimiento criminal es una vergüenza que a casi 6 meses el mal gobierno de Peña Nieto y su "PGR" no haya tenido voluntad de investigar realmente y aplicar la justicia a los verdaderos responsables. Por eso como mujeres y como mamás que también perdimos a nuestras hijas e hijos en la masacre de Acteal, nos solidarizamos con las mamás y los papás de los 43 jóvenes de Ayotzinapa.

Apoyamos la peregrinación de nuestras hermanas y hermanos de Simojovel, que iniciará el 23 de marzo hasta la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, esta acción es porque rechazamos que el mal gobierno nos siga matando, porque no queremos más desapariciones forzadas, porque no queremos más impunidad y corrupción, y porque no queremos que nuestro país siga secuestrado por narco-políticos, por un narco-gobierno y por vende-patrias. Asimismo, dicha peregrinación es para exigir que ya no haya más desplazamientos forzados como el caso de Banavil, y que ya no queremos más cantinas como en el pueblo de Simojovel, y como aquí en Chenalhó.

Queremos recalcar que en el municipio de Chenalhó y como en varias de sus comunidades se ha proliferado la venta y consumo del alcohol. El problema del consumo del alcohol es verdaderamente serio, porque las mujeres y sus hijas e hijos son las que sufren más. Porque cuando el hombre o el hermano se emborracha y regresan a la casa a agredir a sus esposas, a sus hijas y a sus hermanas. Cuando los esposos se emborrachan se gastan el dinero para la comida o para las medicinas o el ahorro de la familia. Cuando el esposo o el hijo o el hermano se emborracha, las mujeres, las mamás, las hermanas se enferman porque ya no viven tranquilas, porque ya no hay paz en la casa.

Por eso pedimos a los cantineros o a las personas que venden alcohol, mejor busquen un negocio sano y piensen en las mujeres y la salud. También pedimos a las mujeres que trabajan en las cantinas, que mejor busquen un trabajo sano, digno y sepan que ese trabajo no los va a llevar en buen camino.

En este Día Internacional de la Mujer, también es para denunciar los megaproyectos de muerte del mal gobierno que atentan con nuestros pueblos y comunidades. Por eso apoyamos a las hermanas y hermanos de San Sebastián Bachajón que siguen en pie de lucha defendiendo la madre tierra y su territorio. Porque la madre tierra es esencial para que nuestro pueblo viva bien. La madre tierra es para sembrar en ella nuestra comida, y no de las empresas trasnacionales destructoras y criminales.

Les decimos a las mujeres y hombres que están adormecidas sus conciencias con los dizque "apoyos" del mal gobierno, como; viviendas, despensas, dinero y otros, esos son sólo máscaras, son bozales para quedarse callados ante los saqueos y despojos de nuestras tierras que hacen Manuel Velasco Coello y Enríque Peña Nieto y sus amos los ricos capitalistas trasnacionales.

Pero nosotras las mujeres Abejas, le decimos a los malos gobiernos que no pueden callarnos y no permitiremos la entrada de megaproyectos como; minas, represas, autopistas, etc; sabemos que han llegado en nuestras comunidades gente extraña, o sea gente enviada del mal gobierno a estudiar nuestros manantiales, ojos de agua y nuestras tierras; sabemos que es para robar la riqueza de nuestra madre tierra y así nos van a causar desplazamientos forzados como es su uso y costumbre del gobierno represor y asesino.

Como mujeres pacifistas, exigimos, alto al hostigamiento, amenazas y agresiones del Grupo Armado Pojcol contra nuestras hermanas y hermanos de las comunidades autónomas zapatistas de El Rosario municipio Autónomo San Manuel y amenazan la comunidad Nuevo Paraíso perteneciente a la Junta de Buen Gobierno, El camino del Futuro Caracol III La Garrucha.

Los invitamos a organizarse más y a compartir sus luchas, a concientizar familias, comunidades, organizaciones para hacer más fuerza entre todas y todos. Unámonos entonces compañeras, compañeros.

¡No queremos más violencia hacia las mujeres!
¡No queremos más cantinas en nuestros pueblos! ¡Queremos más participación!
¡Ya basta de la venta y consumo de alcohol en nuestras comunidades!
¡Alto al hostigamiento, amenazas y agresiones a comunidades autónomas!
¡Alto a las desapariciones forzadas!
¡Alto a los feminicidios! ¡No a la impunidad!
¡Apoyo a las compañeras y compañeros que luchan por la defensa de nuestra madre tierra!
¡Viva las Mujeres y Niñas de todo el mundo!
¡Viva las mujeres de la Sociedad Civil las Abejas de Acteal!

Atentamente

Las compañeras de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal


Por las representantes:

Antonia Vázquez Pérez Marcela Vázquez Gutiérrez

Publicado originalmente en:

Fuera ejército de nuestras comunidades: Mujeres Abejas de Acteal




Organización de la Sociedad Civil Las Abejas
Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal
Acteal, Ch'enalvo', Chiapas, México.

8 de marzo de 2015

Al Ejército federal

Al ejército que se encuentra en nuestra tierra, les venimos a decir que no los queremos aquí, ustedes no nos protegen; al contrario, atentan con nuestra vida, por eso no queremos que estén aquí. Acuérdense que ustedes entrenaron y les dieron armas a los paramilitares que llegaron a masacrar a mujeres, hombres y niños y niñas en Acteal el 22 de diciembre de 1997. Igual el ejército federal es responsable de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa Guerrero. No queremos un México con mamás sin hijos.

Las mujeres de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal somos pacifistas y no venimos a hacerles nada malo, pero, nuestra misión es denunciar la violencia y abusos que cometen los soldados hacia las mujeres en todo México.

Quizá están aquí por necesidad económica, pero, el problema es que el ejército no está en donde debería de estar, o sea cuidando las fronteras de nuestro país, sin embargo el ejército no cumple con su mandato, sino, está al servicio de un mal gobierno, está al servicio de los ricos que despojan nuestras tierras. Ustedes los soldados tienen familia, mamás, hermanas e hijas, obviamente no les gustaría que sufrieran violencias y abusos como sufren muchas mujeres en varias partes de México.

Trabajar como soldado no es bueno, solo violenta a las mujeres y a la naturaleza; además de que algunas mujeres tienen hijos con ustedes; si de verdad quieren vivir, convivir con sus hijos pueden buscar otro trabajo en donde no requiera la violencia o la muerte de compañeras y compañeros.

Por eso, hagan conciencia de que la violencia que ustedes generan por órdenes del mal gobierno de México, también les afecta a sus hijos, padres, ya que vivimos en un mismo país donde la violencia le llega a todos tarde o temprano, por eso piensen en sus hijos, en sus padres, hermanos y hermanas.

¡Fuera ejército de nuestras comunidades!, ¡Fuera ejército de Majomut!!
¡Fuera ejercito de Chiapas!
¡Queremos paz y no la guerra!


Atentamente
Las compañeras de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal

Coordinadoras de las mujeres de Las Abejas

Antonia Vázquez Pérez Marcela Gutiérrez Vázquez

 

Publicado originalmente en:


Niñas y adolescentes indígenas en Chiapas ante la exclusión y discriminación



San Cristóbal de las Casas, Chiapas, a 8 de marzo de 2015
  • Las niñas y adolescentes constituyen el 40% de la población total de mujeres en Chiapas y es en quienes se concentra una acumulación de exclusiones que les invisibiliza, oprime, y violenta sus derechos de manera sistemática.
  • Por cada hombre adolescente que no estudia ni trabaja hay 11 mujeres. La condición de analfabetismo de las mujeres es superior al de hombres en todas las edades. 1

Las niñas y adolescentes tienen menos oportunidades de trabajo y educación. La falta de acceso, permanencia y conclusión de los estudios tiene un impacto sumamente negativo en su desarrollo personal y profesional. La educación es fundamental para su pleno desarrollo y el fortalecimiento de su autonomía; representa mejores condiciones para la toma de decisiones, libre e informada, sobre sus proyectos de vida así como para el cuidado de su salud, el ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos y su derecho una vida libre de violencia.

Asimismo, las complicaciones de embarazo y parto son la principal causa de muerte en mujeres indígenas entre este sector de población. Niñas y adolescentes siguen siendo víctimas de la falta de información, de la cultura patriarcal que impone la maternidad obligatoria y de la discriminación en los centros de salud para decidir sobre su cuerpo, su sexualidad y sus proyectos de vida. Chiapas registra el tercer lugar a nivel nacional con el mayor número de madres adolescentes que van de los 15 a 19 años.2

Es importante destacar además que la violencia contra niñas y adolescentes en el estado es quizá, tanto la condición estructural y comunitaria, como la práctica cotidiana, que más afectaciones produce en la vida de las mujeres desde la infancia. En 2008, el 42% de las mujeres indígenas de los Altos de Chiapas manifestaron haber sido víctimas de golpes y/o humillaciones en la infancia, y el 7% de abuso sexual, el 41% de violencia por parte de sus parejas, y 10% de violencia sexual.3 Los casos de violencia feminicida contra niñas y adolescentes en Chiapas van en aumento, sin que existan acciones a nivel federal que garanticen la seguridad de las niñas y adolescentes y prevengan este tipo de violencia. Hasta la fecha, la solicitud de alerta de violencia de género, realizada en noviembre de 2013 denunciando la falta de implementación y efectividad de los mecanismos de protección para prevenir el feminicidio, sigue sin emitirse.

Aunado a ello, nos preocupa el aumento de desplazamientos forzados generados por la impunidad e ineficiencia en la impartición de justicia y las afectaciones de ello en la vida de las niñas y adolescentes y de cientos de familias indígenas en Chiapas que han sido despojadas de su territorio.

Estas situaciones reflejan las condiciones de vida de miles de niñas y adolescentes chiapanecas, en su mayoría indígenas, y nos hablan de prácticas sustentadas por el sistema patriarcal que perpetúan la opresión de niñas y adolescentes indígenas por su condición de edad, género y etnia.

Niñas y adolescentes son presente, no solamente futuro. Es urgente avanzar en el reconocimiento de sus derechos como mujeres, superar los estereotipos machistas que continúan vigentes, condenar y eliminar los usos y costumbres de las comunidades que pasan por encima del Interés superior de niñas y niños. Es necesario asumir un compromiso político y ético a su favor y garantizar condiciones para que ellas puedan imaginar y realizar sus proyectos de vida en forma plena, en libertad.

Todos los derechos establecidos en la Convención sobre los Derechos del Niño deben ser garantizados sin discriminación por motivos de sexo. La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer, obliga al Estado mexicano a promover la igualdad de los derechos de las niñas y adolescentes dado que están comprendidas en la comunidad más amplia de las mujeres y son más vulnerables a la discriminación en el acceso a la educación básica, así como a la trata de personas, el maltrato, la explotación y la violencia.

Es necesario que la nueva Ley de Derechos de Niñas, niños y Adolescentes del estado de Chiapas que deberá promulgarse a más tardar el 03 de junio, integre la perspectiva de género para contar marcos normativos y políticas públicas que permitan a las mujeres de todas las edades el acceso a mejores condiciones para defender sus derechos y fortalecer su autodeterminación como personas y grupo social, y que todo ello incida en una mejor calidad de vida para ellas y otras mujeres en su entorno próximo.


Fuentes:
1 Infancia Cuenta en México 2014. Red por los derechos de la Infancia en México, 2015. Estimaciones a partir del Censo General de Población y Vivienda 2000 y 2010, INEGI.
2 Infancia Cuenta en México 2010. Red por los derechos de la Infancia en México, 2011.
3 Encuesta de Salud y Derechos de las Mujeres Indígenas, 2008.

Publicado originalmente en:

Foto: Niñas y niños desplazados forzados de la comunidad El Bosque, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas

Declaratoria del Movimiento en defensa de la tierra, el territorio y por la participación y el reconocimiento de las mujeres en las decisiones.


Al pueblo de México y el mundo
A las y los defensores de derechos humanos no gubernamentales
A los Medios Libres e Independientes y de comunicación en general
A l@s compañer@s adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona
A las Juntas de Buen Gobierno y al Ejército Zapatista de Liberación Nacional
A la sociedad civil

Del 6 al 7 de marzo, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, nos reunimos organizaciones, grupos, comunidades e individuos y nos constituimos como Movimiento en defensa de la tierra, el territorio y por la participación y el reconocimiento de las mujeres en las decisiones. Participamos cerca de 300 personas, hombres y mujeres provenientes de diferentes organizaciones, colectivos y grupos del estado, del País y América Latina.

La conformación del Movimiento está precedida de años de trabajo de base con diversos colectivos del Centro de derechos de la Mujer de Chiapas y de otras organizaciones como la Casa de la mujer Ixim Antsetik, el Frente Cívico Tonalteco, La campaña contra la violencia hacia las mujeres y el feminicidio en Chiapas, el Grupo Tierra del Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica entre otras. En noviembre del 2014 se realizó un Foro en el cual se acordó la necesidad de este Movimiento, por lo que nos comprometimos a consultarlo en nuestras comunidades.

La Declaratoria del Movimiento reconoce que éste surge como una respuesta organizada ante un contexto de saqueo y destrucción de bienes naturales, así como de violencia generalizada ejercida por el Estado a través de políticas neoliberales y de violencia de género. Tiene como referente fundamental la lucha autonómica del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Además, considera que dado que no se reconoce ni a nivel comunitario ni jurídico la participación de las mujeres en la defensa de la tierra y el territorio, es importante que se camine parejo, es decir, que se exija tanto al Estado como a los hombres que reconozcan que las mujeres tenemos derechos iguales, que nuestra palabra cuenta, que nuestras decisiones son importantes, que también trabajamos la tierra y, por tanto, se debe respetar el derecho a participar en la toma de decisiones de la vida comunitaria, territorial y familiar.

El Movimiento se declara en contra del sistema capitalista neoliberal y patriarcal porque convierte a las personas en mercancías y provoca que mujeres y hombres de todas las edades abandonemos nuestras tierras y familias en búsqueda de trabajos mal pagados, e incluso corremos el riesgo de caer en las redes de trata de personas.

En la Declaratoria establecemos once principios que rigen al Movimiento, los cuales parten de una posición desde abajo, a la izquierda y desde dentro de nuestros corazones, con una lógica de autonomía, democracia e independencia del gobierno y partidos políticos. Rechazamos todo tipo de privatización y despojo de los bienes naturales de los pueblos y comunidades, esto pasa por rechazar los programas gubernamentales como PROCEDE, FANAR y Prospera entre otros.

Como Movimiento nos comprometemos a defender y cuidar la madre tierra, luchar porque mujeres y hombres tengamos iguales derechos sobre nuestras tierras y los bienes naturales que ahí se localizan, y luchar contra todas las formas de violencia hacia nosotras las mujeres.

Desde el Movimiento damos nuestra total solidaridad con las comunidades bases de apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional; a los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, desaparecidos de forma forzada el 26 de septiembre del 2014; con los pueblos indígenas y campesinos de Costa Rica, en especial al pueblo de Salitre; con la lucha del ejido de San Sebastián Bachajón y las personas que resguardan las cascadas de Agua Azul, en Chiapas;con la organización barrial autónoma de Cuxtitali y de la ranchería Huitepec Alcanfores, ambas asentadas en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, ambas por gestionar sus sistema de aguas y no permitir la administración del gobierno; y con todas las defensoras de derechos humanos en México.

Volcamos nuestros principios en el Acta de Xchapel, que es un acuerdo de constitución para el Movimiento. Este acuerdo fue asumido por las organizaciones y comunidades convocantes al Foro, y firmado por cinco acompañantes: Emma Villalba de la Cruz (Red todos los derechos para todos), Alejandra Bonilla (Red de mujeres campesinas de Costa Rica), Jorge Santiago Santiago (Fundador de DESMI A.C), Víctor Hugo López Rodríguez (Director del CDH “Fray Bartolome de las Casas) y Mercedes Olivera (Antropóloga feminista). Nuestras y nuestros acompañantes reconocieron la importancia histórica del Movimiento, que radica en la coincidencia de dolores, despojos y violencias compartidas en la región latinoamericana, y que es al mismo tiempo la herencia de los movimientos de mujeres en la región y el mundo para seguir la lucha contra el desprecio, la humillación, el despojo que perpetran los de arriba.

Sabemos que tenemos mucho trabajo por delante, que nuestra lucha es contra el monstruo del capitalismo, que se haya también en nuestras organizaciones, barrios y comunidades en forma de división y machismo. Ante esto decimos que sacaremos fuerzas de nuestro cuerpo, corazón y lucha, caminando abajo y a la izquierda, allí, donde se encuentra el corazón.

Convocamos a otros grupos, organizaciones, colectivos y personas en lo individual que compartan estos principios a unirse a nuestro movimiento

¡Con este Movimiento nos llevamos un compromiso para toda la vida y vamos a luchar juntas y juntos!

Audios y fotos en el siguiente vínculo

Fotos de la marcha y mítin del 8 de marzo, en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas (CDMCH) 
_DSC9072