27 ene. 2014

Desplazados de Puebla se quedarán diez dias más en retorno temporal en su comunidad


Desplazados de Col. Puebla
Chenalhó Chiapas a 27 de enero 2014

Centro de Derechos Humanos
Fray Bartolomé de las Casas

De la manera más atenta y respetuosa le dirigimos a ustedes que como desplazados queremos quedar otros 10 días en nuestra comunidad por motivo que ya no pudimos cosechar todo nuestro café y además algunos apenas lo despulparon, no podemos llevar hasta Acteal porque no hay lugar donde podemos secar además queremos dejar limpio nuestro cafetal, por esa razón le pedimos que no nos dejen solos, que nos manden otros observadores para que tengamos más seguridad, atención médica.
Sin otro por el momento agradeceremos su amable comprencion.

ATENTAMENTE

Fransisco Lopez Santis
Catequista

Lisandro Santis Hdez
Representante



La impunidad es como las semillas envenenadas: Las Abejas a los representantes de la tierra de Francia


Organización de la Sociedad Civil Las Abejas
Tierra Sagrada de los Mártires de Acteal
Acteal, Ch'enalvo', Chiapas, México.

26 de enero de 2014




Estimados representantes de la Tierra de Francia:

En nombre de la Sociedad Civil de las Abejas de Acteal les damos la bienvenida a esta Tierra, Chiapaneca, aquí en nuestra querida Ciudad de San Cristóbal, de las Casas, del sur del Territorio de México. Agradecemos su presencia con el motivo de la entrega de la Mención Especial del Premio de Derechos Humanos de la República Francesa 2013 al Centro Fray Bartolomé de las Casas.

Nuestra organización de Las Abejas nació en el año de 1992 al igual que otras organizaciones campesinas en nuestro país y en nuestro estado como una respuesta de protesta a las modificaciones que hizo el gobierno de Carlos Salinas de Gortari al artículo 27 de la Constitución Políticas de los Estados Unidos Mexicanos. Con esa reforma se suprimían los derechos agrarios que obtuvieron los campesinos mexicanos por la lucha de Emiliano Zapata. Asimismo en el estado de Chiapas estas organizaciones fueron una respuesta a la política represiva del gobierno estatal; en nuestro caso 5 personas de la comunidad de Tzajalchén fueron encarceladas acusándolas de delitos que no habían cometido. La movilización para liberar a estos hermanos llevó directamente a la constitución de Las Abejas.

Desde el principio, en el año de 1993, tuvimos que enfrentarnos a las violaciones de nuestros derechos agrarios por la exploración petrolera que invadía y dañaba nuestras tierras y cosechas sin ningún respeto a nuestro derecho.

En 1994, cuando el levantamiento zapatista ya habíamos visto el fruto de nuestra Sociedad, ya no nos incorporamos como miembros del EZLN, nos quedamos como Organización de la Sociedad Civil de las Abejas, pero apoyamos de manera no-violenta las demandas zapatistas que denunciaban también el Tratado de Libre Comercio que amenazaba con destruir a los pueblos indígenas. Nuestra inspiración siempre ha sido la palabra de nuestros antepasados y la Palabra de Dios, que tenemos que denunciar las Injusticias y anunciar las Buenas Noticias.

Cuando comenzaron los Diálogos de San Andrés entre el gobierno federal, el EZLN y la sociedad civil nacional el gobierno tuvo dos corazones, como decimos los tzotsiles: con una mano atendía el diálogo y con la otra preparaba la contrainsurgencia por medio de la formación de grupos paramilitares. En 1997 con el presidente Ernesto Zedillo al frente y con Emilio Chuayffet como Secretario de Gobernación, los paramilitares empezaron su campaña de terror en nuestro municipio de Chenalhó amenazando, hostigando, matando y obligando a miles de indígenas a desplazarse. En nuestro municipio una de cada tres personas estuvo desplazada en esos años y para nosotros la ayuda del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas junto con la solidaridad de la sociedad civil fue fundamental para poder sobrevivir.

La acción de los paramilitares culminó con la Masacre de Acteal, el 22 de diciembre de 1997, donde fueron asesinados 45 de nuestros hermanos y hermanas cuando estaban ayunando y orando por la paz y justicia.

Después e la Masacre de Acteal hemos sufrido la casi total impunidad de los autores materiales e intelectuales de ese crimen, por ejemplo Emilio Chuayffet no solo no ha sido castigado sino que es actualmente Secretario de Educación del gobierno de Peña Nieto. En cuanto a los actores materiales la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó liberar en el año de 2009 a los que habían sido encarcelados, sin importarle, según sus propias palabras, si eran culpables o inocentes, sino solo alegando fallas en el debido proceso.

La impunidad es como semillas envenenadas que siguen dando sus frutos envenenados muchos años después y por eso es que actualmente tenemos otra vez un caso de desplazados en nuestro municipio, 14 años después de los que se desplazaron de manera forzosa en 1997. En el mes de agosto de 2013, 98 personas pertenecientes a 17 familias tuvieron que abandonar sus casas en la Col Puebla para refugiarse en la comunidad de Acteal, sede de la Mesa directiva de la organización de Las Abejas. Estos desplazados no son todos miembros de nuestra organización sino que son católicos de diferentes organizaciones que fueron agredidos desde el mes de abril sin que las autoridades de los tres niveles municipal, estatal y federal hicieran nada para impedir el desplazamiento. También hay dos familias de la religión bautista que fueron agredidas de manera especial por negarse a apoyar la agresión contra los católicos. Los causantes de estas agresiones son los mismos que en 1997 coordinaron a los grupos paramilitares que obligaron en ese año a muchas familias a desplazarse a la comunidad de X’oyep.

Actualmente las autoridades han dicho que quieren resolver el problema y nuestro hermanos desplazados se encuentran en estos momentos en un retorno parcial a su comunidad para poder hacer el corte de su café, acompañados para su seguridad por brigadas de observadores que coordina el Centro Fray Bartolomé de las Casas. Pero nuestros hermanos están dudosos de si van a poder quedarse porque no se han cumplido todas las condiciones que se necesitan para que retornen con seguridad.


El trabajos que realizamos en nuestra organización de Las Abejas es cuidar, proteger, y defender la vida humana. No permitamos que reinen las injusticias, las violencias, la pérdida de la vida humana. Vemos que en nuestro país no hay justicia: A las personas inocentes las meten en la cárcel. A las personas asesinas, delincuentes, las dejan libres. Los gobernantes y ex gobernantes entre ellos se defienden, buscan pretextos para salvarse. Nuestras armas son las movilizaciones, denuncias, oración ayunos. Es nuestros derecho como ciudadanos y como hijos de Dios de ayudarnos de unos a otros

La organización de la Sociedad Civil de las Abejas, agradecemos a la Embajada Francesa por la entrega de este reconocimiento al Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas. Aprovechamos el tiempo de enviar un cordial saludo a la Comunidad de Francia

A t e n t a m e n t e

La organización de la Sociedad Civil de las Abejas, de Acteal, Chiapas. México,

La Mesa Directiva
______________________ _____________________
Antonio Gutiérrez Pérez Martín Pérez Pérez
Presidente Vicepresidente

____________________ _________________________
Nicolás Arias Cruz Simón Pedro Pérez López
Sub tesorero Sub Secretario



Palabras de las mujeres, hombres y niños de ejido Puebla a la Embaja Francesa


Ejido Puebla, Municipio de Chenalho, Chiapas; México

26 de enero de 2014

A la Embajada Francesa
A Gobierno Federal, Estatal y Municipal.
A los medios de comunicación nacional e internacional
A la sociedad civil nacional e internacional

Hermanos y Hermanas de la embajada; gracias por invitarnos a este espacio y poder dar nuestra palabra como desplazadas y desplazados del ejido Puebla, Municipio de Chenalhó, Chiapas.

Después de 38 años en uso de nuestra ermita católica del ejido Puebla, el 12 de abril del 2013 por acuerdo de las 32 familias creyentes de dicha religión católica, la demolimos para volver a reconstruirla porque ya estaba en malas condiciones, el techo estaba cayéndose en pedazos representando un riesgo para los creyentes. Desde esa fecha las autoridades encabezadas por el comisariado ejidal de Puebla, comenzaron muchos nuestros problemas. Y desde esa fecha informamos al gobierno para buscar solución.

El problema se agravó, al grado de que cinco familias salieran desplazados a San Cristóbal de Las Casas. 

El 18 de julio destruyeron dos casas que eran parte de la ermita, una cocina comunitaria y una bodega para guardar herramientas de albañilería y materiales de construcción. El 20 de julio fueron encarcelados tres de nuestros compañeros; Juan, Mariano y Luciano, falsamente acusados de envenenar el agua que abastece el ejido Puebla, al no haber ningún delito en su contra fueron liberados a los tres días ya que nunca hubo envenenamiento.

Mientras tanto nosotros iniciamos una investigación ante la Fiscalía Especializada en Justicia Indígena, por el delito de despojo, hasta la fecha sin avances. El 20 de agosto las cinco familias intentaron retornar a Puebla, acompañados por organizaciones civiles, les llevaban flores y los recibieron con piedras y al no haber condiciones para entrar a la comunidad las cinco familias regresaron a San Cristóbal.

Posteriormente el 21 de agosto el Párroco Manuel y gente del gobierno estatal acudieron a Puebla para ver en qué situación se encontraban los católicos ya que las agresiones y la tensión iban en aumento, pero aun antes de llegar a la casa done se encontraban reunidos los católicos, fue amenazado, golpeado y después encerrado en una letrina durante cinco horas, se inició una investigación por secuestro, hasta el día de hoy no hay avances.

La violencia fue subiendo y escalando hacia nosotros, hemos denunciado las agresiones de que somos objeto, hemos resistido las provocaciones sin violencia, en varias ocasiones hemos tenido pláticas con el gobierno pero solo quiere que firmemos minutas de acuerdos, sin respuesta concreta a los puntos mencionados, solo se administra el problema. El 23 de agosto de 2013 vimos que no teníamos condiciones de seguridad, las amenazas y las provocaciones eran constantes, por eso con mucho sufrimiento decidimos abandonar nuestras casas. Como pudimos, salimos huyendo dejando nuestras pertenencias y solo con la ropa que llevábamos puesta, unos caminamos por las veredas en horas de la noche, otros salimos de día y poco a poco nos fuimos juntando desplazados en la ciudad de San Cristóbal. Para muchos de nosotros esta es la segunda vez que salimos desplazados la primera vez ocurrió en 1997 a 2001 debido a las agresiones de los paramilitares del ejido Puebla y de la región.

Nuestros hermanos de la Sociedad Civil de Las Abejas de Acteal nos dieron refugio en el campamento de los desplazados, lugar de muchas historias de desplazamientos y lugar donde masacraron a 45 y 4 que no nacían personas pertenecientes a la Sociedad Civil Las Abejas, cuando se encontraban rezando por la paz, también eran desplazados, así terminaron sus vidas de hombres, mujeres, niñas y niños.

Han pasado cinco meses y seguimos desplazados y al no tener otra fuente de ingreso para alimentar a nuestras familias decidimos regresar a nuestras parcelas, nuestros hermanos del Frayba nos ayudaron convocando a observadores nacionales e Internacionales para crear juntos condiciones de seguridad y juntos, observadores defensores de derechos humanos y miembros de la parroquia salimos a la comunidad para cortar nuestro café durante diez días del 17 hasta el 27 de enero de 2014.

Al llegar a nuestras casas las encontramos allanadas, robadas, como también mucha perdida de los frutos de nuestro café porque se le paso el tiempo y se perdió.

Durante el tiempo que hemos estado en el corte de café hemos recibido amenazas y agresiones tenemos una lista de estos hechos, haciéndole del conocimiento al ministerio público en turno (que mandó el gobierno a la comunidad del 17 al 27 de enero) de las amenazas y de las agresiones, como también se la dimos a conocer al gobernador el día 22 de enero en su visita a nuestro ejido.

Hoy llevamos nueve días en el corte de café, mañana se cumplen los diez días, por lo que nuevamente regresaremos al campamento de Acteal como desplazados, por no haber respuesta concreta del gobierno del estado a nuestras demandas, llevando con nosotros nuestro café, para vender y con eso sostener a nuestras familias, regresaremos a nuestras casas hasta que el problema este resuelto y que los puntos planteamos sean atendidos por el gobierno federal, estatal y municipal quienes ya tienen a su conocimiento.

Puntos planteados:

1.- Reparación de daños.
2.- Restitución del predio de la ermita
3.- Aplicación de la ley, por los delitos denunciados

A ustedes hermanos de la embajada Francesa, esta es nuestra palabra humilde de mujeres, hombres y niños del ejido Puebla, seguiremos buscando la solución y creando condiciones de seguridad para un retorno digno a nuestras casas.

Atentamente
Representante de los desplazados del ejido Puebla


_________________________ ____________________________
Francisco López Santis       Nicolás Cruz Pérez

Foto: jtotik Raúl Vera con desplazadas y desplazados de ejido Puebla, durante la entrega de la mención especial del premio de derechos humanos de la República Francesa al Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, 26 de enero 2014. (Frayba)


PALABRAS DE FRAY TOMÁS GONZÁLEZ EN LA RECEPCIÓN DEL RECONOCIMIENTO JTATIK SAMUEL JCANAN LUM 2014

“Desde hace ya algunos años presenciamos el exterminio del pueblo migrante como política migratoria de todos los Estados de la región del mundo en la que vivimos. Decir migrante hoy, es inmediatamente imaginarse las masacres, las tragedias, los miles de seres humanos montados en los lomos infernales de “la Bestia”, las fosas y los cientos de cuerpos torturados, mutilados y asesinados por el crimen organizado y con permiso del Estado mexicano…”

Hermanas, hermanos
El abrazo de este pueblo de Chiapas, de esta Iglesia de Chiapas, de ustedes sociedad civil de Chiapas a lo largo de su historia ha llegado muy lejos. Hoy, este abrazo se hace extensivo a esa región tan castigada como olvidada que es la frontera tabasqueña en el pueblo de Tenosique donde ha sobrevivido ese pequeño y menor proyecto llamado La 72, Hogar – Refugio para Personas Migrantes.

El reconocimiento Jtatik Samuel JCanan Lum, es para nosotras, nosotros, los que vivimos y servimos en ese lugar, un abrazo, un impulso de todas y todos ustedes. Del mismo Jtatik Samuel, que nos legó como herencia espiritual “… el privilegio de haber podido descubrir en los humildes y sencillos: los pobres y los indígenas, la grandeza de los designios de Dios manifestados en aquellos de quienes es el Reino…” (Testamento de Don Samuel Ruíz).

Pero también es el compromiso que nos dan, pues quedamos tatuados con la marca del profeta para seguir plantando y edificando como lo hizo él, en su lucha incansable por la paz y la promoción y defensa de los derechos humanos, en nuestro caso concreto, de las personas migrantes.

Muy bien podemos afirmar que lo que estamos viviendo las y los defensores de derechos humanos, las Casas del migrante, es una verdadera Hora de Gracia, como aquella que describió Do Samuel en ese profético documento que entregó al Papa Juan Pablo II, donde recogió todo el clamor y toda la esperanza de su pueblo.

Desde hace ya algunos años presenciamos el exterminio del pueblo migrante como política migratoria de todos los Estados de la región del mundo en la que vivimos. Decir migrante hoy, es inmediatamente imaginarse las masacres, las tragedias, los miles de seres humanos montados en los lomos infernales de “la Bestia”, las fosas y los cientos de cuerpos torturados, mutilados y asesinados por el crimen organizado y con permiso del Estado mexicano. En resumen es mencionar a la “maldita cruz” que les ha tocado cargar y que, por supuesto, no es la Cruz de Jesús.

Pero también hablar de las personas migrantes es hablar de sus benditos sueños, ya no solo del “sueño americano”. En las Casas del migrante, ya no solo damos de comer y ofrecemos unos días de descanso. Junto a los cientos de mujeres, hombres, niñas, niños, abuelas, abuelos que recibimos, todas y todos ellos catapultados por un sistema económico y criminal que les ha reventado la vida y el futuro, vamos diseñando un nuevo mundo.

Cada persona migrante que recibimos en La 72, nos lanza la imperiosa interpelación y espera de nosotros, de nosotras, la inaplazable respuesta evangélica de lanzar la historia junto con ellas y ellos, en otra dirección. De manera que su sangre derramada, la memoria de tanta muerte en las rutas migratorias nos provoca y nos convoca a caminar junto a ellas y ellos y exigir ya no solamente las migajas de una visa transmigrante o las mínimas bondades de una reforma migratoria, sino la transformación radical de la política migratoria de exterminio de los países de destino.

Esto es la emergencia del pueblo migrante a quien han despojado de todo, incluso hasta de sus valores y sueños. Nuestra 72, nuestras casas, las rutas migratorias son un cotidiano Babel donde al llegar el migrante nos comparte su confusión y frustración, pero también nuestras Casas son un cotidiano Pentecostés donde el fuego del Espíritu impulsa una sociedad alternativa. El pueblo migrante es un pueblo insurrecto que no se conformará más con ser la mano de obra barata del imperio económico o la basura tóxica de este sistema.
En esta hora de gracia, Dios está pasando en su Pueblo y con su Pueblo. Y nosotros, desde La 72, ahora con este abrazo que nos dan ustedes lo acompañaremos más fortalecidos.

Gracias
Tomás González Castillo
San Cristóbal de las Casas, Chipas
21 de enero de 2014