1 jul. 2013

Denuncia del Pueblo Creyente de San Pedro Apóstol, Chenalhó

San Pedro Chenalhó a 30 de junio de 2013

A las Autoridades Estatales y Municipales competentes
A los Medios de Comunicación
A la Opinión Pública


Desde el día 29 de abril en que supimos de la intención de varias autoridades de la Col. Puebla de apropiarse de nuestro terreno donde estaba el templo católico que queríamos reconstruir, hemos denunciado públicamente los hechos y hemos pedido a diversas autoridades su intervención para detener la injusticia de la que se nos ha hecho víctimas. Las autoridades a las que hemos recurrido son:

1)El presidente municipal, por tratarse de acciones que alteran la paz y la convivencia en nuestro municipio de Chenalhó  y porque en esas acciones injustas está implicado el agente municipal de la Col. Puebla.

2)Al juez municipal de justicia y conciliación indígena, porque es su deber intervenir cuando se vulnera la justicia en alguna comunidad.

3)Al ministerio público de la Fiscalía Indígena de la Procuraduría de Justicia del Estado, porque el allanamiento, despojo de terreno y robo de material de construcción son delitos del orden común que deben de ser perseguidos por el ministerio público.

4)A la Procuraduría Agraria, porque el pastor Agustín Cruz Gómez es comisariado ejidal y ha querido escudar sus acciones ilícitas detrás de la legislación agraria que él mismo está violando.

5)Al Consejo Estatal de Derechos Humanos, porque están siendo violados nuestros derechos de propiedad y derechos religiosos. 

6)A la Subsecretaría de Gobierno de la Región 5 porque a ella le toca también velar por el orden y la tranquilidad en el estado.

Han trascurrido exactamente dos meses desde que empezamos a denunciar y a pedir la intervención de las autoridades y hasta la fecha no han hecho nada para impedir ni para reparar la injusticia que se ha cometido contra nosotros. Nosotros hemos esperado con paciencia y pacíficamente, pero mientras las autoridades no hacen nada hacen nada, Agustín Cruz Gómez y su grupo entraron a nuestro terreno rompiendo el portón, pusieron alambre, metieren máquinas pesadas a trabajar, se robaron madera, varillas y láminas y se disponen a vender la piedra que ya la tienen estibada por tarea. Mientras tanto nosotros hemos esperado pacífica y pacientemente a que las autoridades hagan algo pero no lo hacen y nuestro material de construcción se está echando a perder. Por esta razón, nosotros, la comunidad de creyentes católicos de la Col. Puebla, que solamente queremos tener un templo adecuado para escuchar las palabra de Dios porque el anterior ya se estaba cayendo, declaramos que ya nos cansamos de esperar a ver cuándo las autoridades se deciden a cumplir su deber y por lo tanto vamos a reanudar esa construcción el lunes 1 de julio de una manera pacífica, rechazando todas las provocaciones.

Hacemos del conocimiento de la opinión pública que la fiesta de Nuestro Patrón San Pedro que se llevó a cabo en nuestra comunidad el día 29 de junio, contó con la presencia del obispo auxiliar de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Enrique Díaz Díaz y con la asistencia de numerosas comunidades que nos acompañaron en la celebración. La celebración se llevó a acabo gracias a Dios en paz y sin ningún incidente negativo. Esperamos que las autoridades locales también sepan respetarnos en ésta ocasión, pues ya hemos demostrado que nosotros no queremos ninguna violencia; solo queremos que se nos respete el derecho a practicar libremente nuestra religión católica.

También queremos denunciar públicamente que en los últimos días Agustín Cruz Gómez y su gente han estado tratando de presentarse como si ellos fueran las víctimas y nosotros los agresores, así han echado a circular rumores de que Macario Arias Gómez, representante de la comunidad católica, quiere emboscar a Agustín Cruz Gómez. Estos rumores han sido tan fuertes que ahora nuestro hermano Macario no puede caminar por nuestra comunidad sin que le griten o amenacen al pasar. Declaramos que éstos rumores son totalmente falsos, absurdos y malintencionados, que nosotros siempre hemos mantenido nuestra postura pacífica y que ni Macario ni nadie de nosotros tiene ninguna intención de agredir a nadie. Responsabilizamos a las autoridades locales por estar alimentando este clima de violencia y a las autoridades municipales y estatales porque, como ya lo hemos dicho muchas veces, su negligencia, si no es que complicidad, permiten que crezca la violencia y pueden llevar a situaciones muy trágicas.

Finalmente, aunque el pastor presbiteriano Agustín Cruz Gómez un día dice una cosa y otro día dice otra cosa de que quieren usar nuestro terreno, una de las cosas que ha dicho es que lo quiere usar para mercado. Le sugerimos al pastor que tome su biblia y lea Juan 2,15,16 :
“Jesús hizo un látigo con cuerdas y los echó fuera del templo, con ovejas y bueyes y derribó las mesas desparramando el dinero por el suelo, a los que vendían aplomas les dijo: saquen eso de aquí y no hagan de la casa de mi Padre un lugar de negocios”.

ATENTAMENTE



Pueblo Creyente Católico de San Pedro Apóstol, Chenalhó.

Por la Colonia Puebla:

Francisco López Saintiz (catequista)
Macario Arias Gómez (Representante de la iglesia)


Por el consejo parroquial :

Pedro Jiménez Arias (presidente)
Elena Vásquez Pérez
Alonso Ruiz Lopez
Marcela Arias Saintiz
Víctor Pérez Pérez
Pbro. Manuel Pérez Gómez (párroco de San Pedro Chenalhó)




Ccp Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas
Ccp Don Felipe Arizmendi Esquivel Obispo de San Cristóbal de las Casas
Ccp Procuraduría Agraria
Ccp Consejo Estatal de Derechos Humanos
Ccp Fiscalía de Justicia indígena
Ccp Presidente municipal de Chenalhó

Ccp Subsecretario de gobierno