19 de ago. de 2013

Cinco integrantes del ejido Puebla, una de ellos con su familia retornan bajo amenazas



Foto: Conferencia de prensa retorno comunidad Puebla

Boletín del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casa
Escuchar audio

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México
19 de agosto de 2013
Boletín de prensa No. 20
Cinco integrantes del ejido Puebla, una de ellos con su familia retornan bajo amenazas
Católicos retornan sin garantías efectivas a su seguridad e integridad personal 
Este Centro de Derechos Humanos turna solicitud a la CIDH para la implementación de Medidas Cautelares

Este Centro de Derechos Humanos, junto a organizaciones de la Red por la Paz1, acompañarán a una familia y cuatro personas que retornan al ejido Puebla, municipio de Chenalhó, mismas que permanecieron 30 días en desplazamiento forzado, en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, luego de los hechos de violencia encabezados por Agustín Cruz Gómez, Comisariado Ejidal; Lorenzo Gutiérrez Gómez, Agente Rural Municipal; Javier Cruz López, Patronato de Obras; Lorenzo López Méndez, Comité de Luz; Juan López Arias, Consejo de Vigilancia; y Diego Hernández López, quienes han actuado en confrontación a la población católica del mismo ejido.
Alertamos sobre el riesgo latente de que los actos de violencia persistan y aumenten, debido a la nula actuación de las autoridades del gobierno de Chiapas encargadas de procurar y administrar justicia. Entre los agravios que hasta el momento han quedado en impunidad, están las violaciones a los derechos humanos de tres personas que fueron acusados falsamente de envenenar el agua de la comunidad; retardo injustificado en la investigación de los hechos y la ubicación de responsabilidades directas a los perpetradores de los hechos en contra de la integridad personal de dos Bases de Apoyo del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (BAEZLN) y del integrante de la iglesia Bautista, mismos que fueron detenidos arbitrariamente, golpeados y amenazados de muerte. Mientras estaba en riesgo la integridad de los habitantes del ejido Puebla que forman parte del Consejo Parroquial de la iglesia Católica.
La reciente denuncia2 de la Organización de la Sociedad Civil Las Abejas de Acteal (Las Abejas), nos convoca a estar atentos a la actuación de personas, partidos políticos y organizaciones que están interviniendo en la región, debido a que los actuales perpetradores que agredieron a la comunidad católica, son los mismos que en 1997 actuaron en los hechos de violencia generalizada en la zona Altos de Chiapas, en complicidad con funcionarios de los tres niveles de gobierno y las fuerzas de seguridad pública en operaciones contrainsurgentes que derivó en la Masacre de Acteal.

Ante lo expuesto, este Centro de Derechos Humanos expresa su preocupación y manifiesta la urgencia de atender la problemática por lo que exige lo siguiente:
Primero: Que se tomen las medidas pertinentes, eficaces y adecuadas, consultando a los integrantes de la iglesia Católica, para salvaguardar su integridad personal, así como de la comunidad en general.
Segundo: Cese inmediato de las agresiones, hostigamientos y amenazas de muerte dirigidas a los integrantes de la comunidad católica, por parte de las autoridades del ejido Puebla, además que se generen condiciones de paz evitando la polarización y escalamiento del conflicto.
Además informamos que: daremos acompañamiento al retorno de los integrantes que regresan a su comunidad el día de mañana, 20 de agosto de 2013, y mantendremos un monitoreo permanente sobre la situación de los Derechos Humanos en la zona.
Así mismo, hoy estamos turnando una solicitud a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que el Estado mexicano implemente medidas cautelares a favor de la población católica, dados los hechos registrados en los últimos meses que, por estar en impunidad, podrían suceder que los agresores perpetren nuevos actos de violencia.
Por último hacemos un llamado a la solidaridad nacional e internacional, a los grupos ecuménicos y a los medios de comunicación a visitar y acompañar a la población católica del ejido Puebla, además exigir, a las autoridades correspondientes que se investiguen y castiguen las violaciones a los derechos humanos cometidas a fin de evitar nuevos hechos de difícil o imposible reparación.

Antecedentes:
El 7 de abril de 2013, 32 familias creyentes de la religión católica tomaron el acuerdo de iniciar las obras de remodelación y reconstrucción de la nueva ermita, ya que la anterior estaba deteriorada, lo que implicaba un riesgo para la población.
El 12 de abril, comenzaron a demoler la vieja ermita con la intención de reconstruir la nueva.
El 29 de abril, a las 15:00 hrs. un grupo de aproximadamente 140 personas (encabezadas por el Comisariado Ejidal, Agustín Cruz Gómez y por otras autoridades de la comunidad), todos ellos pertenecientes al Partido Revolucionario Institucional (PRI) e integrantes de religiones evangélicas, rompieron la puerta de entrada al predio propiedad de la iglesia católica donde se ubica la ermita y una cocina comunitaria, invadieron el terreno y, después de medir y colocar una mojonera a 28.3 metros de la entrada, se apoderaron de esa fracción del terreno, así como del material de construcción que se encuentra en ese espacio. Ese día se interrumpieron los trabajos de reconstrucción del templo católico, esperando una respuesta de las autoridades, pero ante la falta de esta los católicos retomaron la construcción el 1º de julio. El 18 del mismo mes el grupo agresor entro al terreno a demoler el avance de las obras.
El día 20 de julio, fueron privados arbitrariamente de la libertad, de manera violenta y con golpes los Sres. Mariano Méndez Méndez y Luciano Méndez Hernández, BAEZLN integrantes de la iglesia católica de la comunidad, y Juan López Méndez, de la iglesia bautista. Al momento de ser aprehendidos, fueron arrastrados durante un recorrido de aproximadamente quince minutos a la escuela del ejido y, una vez allá, amarrados de las manos e inmovilizados a un poste en la cancha de básquetbol por Germán Gutiérrez Arias y las autoridades comunitarias señaladas. Posteriormente, fueron amenazados con rociarles gasolina y prenderles fuego. Entre los agresores se encontraban también Nicolás Santiz Arias, Auxiliar de Agente Municipal y Agustín Méndez López, Auxiliar de Obras; además estaban presentes Calixto y Benjamín Cruz Gómez hijos del Comisariado Ejidal Agustín Cruz Gómez. También fue agredida con golpes, por algunas mujeres de la comunidad, la Sra. Rosa Hernández Méndez, esposa del Sr. Mariano Méndez, al tratar de defenderlo.
-.-
1 Página web de la Red por la Paz en Chiapas: http://chiapaspaz.wordpress.com/
1 Página web de la Red por la Paz en Chiapas: http://chiapaspaz.wordpress.com/



Boletin de católicos de la Col. Puebla y los representantes de la Parroquia de San Pedro Chenalhó 

Escuchar audio:


San Cristóbal de las Casas, a 19 de agosto de 2013

A los Medios de Comunicación
A los defensores de Derechos Humanos
A las Autoridades que integran la Comisión Interinstitucional
A las Autoridades y el Juez del Municipio de Chenalhó
A todas las personas y organizaciones solidarias
A todos los cristianos de buena voluntad de todas las iglesias
A la Opinión Pública


El día de hoy se cumplen 30 días de que los miembros del Ejido Puebla que firmamos este comunicado tuvimos que salir de nuestra comunidad por causa de las amenazas y el clima de violencia creado por las autoridades comunitarias y su grupo de seguidores. Hoy, junto con el Consejo Parroquial y el párroco de San Pedro Chenalhó, queremos hacer pública nuestra decisión de retornar a nuestros hogares, como una medida adicional de seguridad ante los peligros para nuestra seguridad que no han desaparecido como quisiéramos.

El día 8 de agosto pasado, los Católicos de la Colonia Puebla y los representantes de la Parroquia de San Pedro Chenalhó por un lado y por el otro lado las “Autoridades Comunitarias” de la Col. Puebla firmamos ante una comisión interinstitucional de autoridades estatales y municipales un “Convenio de Civilidad, Distensión y Respeto Mutuo” en el que se establece, entre otras cosas: “que se de el libre tránsito en el Ejido y no existan obstáculos para que cada persona pueda hacer su vida normal, así como el cese de las agresiones verbales o amenazas” (Cláusula Primera). Igualmente se establece que “las partes en controversia, se comprometen a respetar el contenido del presente pacto, así como de hacer valer y respetar lo convenido” (Cláusula Quinta).

Queremos que quede bien claro que nosotros respetamos este acuerdo desde el momento en que no hemos hecho ninguna agresión en ningún momento y estamos decididos a “hacer valer” su contenido recurriendo a la opinión pública a causa de que tenemos fundados temores de que no sea respetado por la otra parte.

Desde el inicio de la reunión con la comisión interinstitucional de autoridades el día 8 de agosto, nosotros declaramos que creemos en el diálogo, pero que no puede haber un auténtico diálogo si no es sobre la base del a verdad. Por esta razón nos vemos en la necesidad de reiterar algunas verdades que no se han respetado como se debe.

En la reunión citada dijeron los representantes de las autoridades comunitarias que los que salimos de nuestras casas no somos desplazados porque ellos nunca firmaron una orden de que saliéramos y nunca nos amenazaron. Es claro que no se necesita firmar un papel para obligar a que alguien salga de su comunidad por seguridad. Y las amenazas que han hecho contra nosotros son claras desde el momento en que hicieron que su grupo intentara linchar a 3 de nuestros compañeros (uno de ellos no es católico, pero nada más porque no está de acuerdo con el comisariado, ellos lo agredieron). Es claro también que mientras sigan diciendo la gran calumnia de que nosotros envenenamos el agua, nos están amenazando, y mientras sigan diciendo que no golpearon a nadie, están mintiendo. Ya les dijimos que constaba en las actas del ministerio público la verdad de los golpes y en cambio ellos nunca demostraron ante el mismo ministerio la verdad del envenenamiento. Ellos respondieron que habíamos dado dinero a los del ministerio público para que dijeran eso. Las autoridades tienen que aclarar la verdad para que el comisariado y su grupo no sigan mal informando.

Otro de los últimos ejemplos de cómo confunden con sus declaraciones las autoridades de la Col. Puebla es el comunicado que fueron a difundir en la ciudad de México en el que dicen que los católicos “tradicionalistas” no tienen dónde hacer su culto porque demolimos la vieja ermita y firman Domingo Gutiérrez Gutiérrez y Antonio Gómez Arias como representantes de esos “católicos”. Pero el primero es diácono presbiteriano y el segundo es pastor del Séptimo Día. Y eso es nada más un ejemplo de todas las falsedades que dicen porque no queremos alargarnos más con este asunto.

Nosotros los católicos de la Col. Puebla y los representantes de la Parroquia de San Pedro Chenalhó queremos que haya paz y tranquilidad en nuestra comunidad y en todo el municipio, pero queremos que sea una paz con justicia y verdad. Pedimos que se cumpla con lo acordado en la reunión del 8 de agosto y para ello pedimos:

  • Que se suspendan las guardias alrededor de la comunidad que no permiten el libre tránsito.
  • Que se dejen de hacer acusaciones falsas contra nosotros.
  • Que haya total respeto a las personas, a las familias y propiedades de todos los que vivimos en Puebla. Que cesen la agresiones con piedras a nuestras casas.
  • Que se acelere el proceso legal para determinar la legítima posesión y propiedad del predio de la iglesia católica.
  • Que se nos pague por los daños y perjuicios ocasionados por la destrucción de nuestro trabajo y del material para la construcción del nuevo templo.

A la opinión pública, a las organizaciones solidarias y a los medios de comunicación les pedimos que se mantengan atentos a la situación y los acontecimientos en la Col. Puebla.

A las autoridades que integran la comisión interinstitucional les pedimos que vigilen el cumplimiento y el respeto a lo acordado y que de acuerdo con el convenio que ellos también firmaron “gestionen ante la autoridad competente para que, a la brevedad posible, emita la resolución de la problemática”.


ATENTAMENTE

Pbro. Manuel Pérez Gómez
Párroco de San Pedro Chenalhó

Por el Consejo Parroquial:

Pedro Jiménez Arias
Presidente

Marcela Arias Santiz

Elena Vázquez Pérez

María Guzmán Gómez

Por la Colonia Puebla:

Francisco López Santiz
Catequista

Macario Arias Gómez
Representante de la Iglesia

Nicolás Arias Cruz

Tomás Hernández López

Juan López Méndez




 






Video de la conferencia de prensa completa:

Video streaming by Ustream

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Es de suma importancia saber de tu palabra ya que con ella se enriquece nuestro corazón.